Title D10S

La imagen de Diego Armando Maradona levantando la copa en el Estadio Azteca es sin duda el resumen perfecto de lo que todo futbolista sueña: ser campeón mundial

Pero para llegar a ese momento, para poder conquistar el mundo, Diego tuvo que aprender a sobreponerse a infinidad de adversidades: desde aquellos primeros años en Fiorito donde casi no había para comer y se repartían una habitación con siete hermanos hasta los días en los que el éxito lo rodeó de oportunistas que solo buscaban sacarle el jugo sin importarle la persona. “Mi vieja pasó años con dolor de estómago y para mi era muy duro eso. Siempre pensé que estaba enferma, pero de grande me contó que era porque no comía para que lo poco que había nos alcanzara a mí y a mis hermanos”, contó Pelusa en distintas entrevistas.

Diego Maradona Collage

El hambre de mamá fue uno de los motivos por los cuales Diego se juró que le cambiaría su vida, no solo a ella sino también a su padre, Don Diego, quien a fines de los 60, después de estar diez horas trabajando en la construcción, llevaba a Diego a entrenar con los Cebollitas en un largo recorrido arriba del colectivo 28. “El viejo a la vuelta me daba el asiento para que yo descansara y él dormía parado, para aprovechar las horas”, contó Diego de aquellos años en los que Francis Cornejo, su descubridor, no solo lo animaba para que puliera y explotara su talento, sino que era quien le compraba alfajores y le llenaba el estómago con sándwich de mortadela. En esa casa sus hermanas eran quienes lo mimaban y hasta le escondían alguna travesura. “Mary me bañaba en un fuentón afuera de mi casa cuando volvía todo embarrado de jugar a la pelota y de paso lavaba el único par de zapatillas que tenía para que la Tota no se enojara”, contó Diego.

Foto Whatapp Maradona
Kity, Cali, atrás Mary, Lili y Ana al lado de Diego

Argentinos, a los 16 años, le dio la chance de debutar en Primera, pero también su primer hogar de cemento, en Paternal, hacia donde se mudó la familia completa. “No podíamos creer tener agua caliente y piso de baldosa. Fue un gran cambio para la familia”, dijo Diego. Desde ahí su vida comenzó una carrera ascendente que lo llevaría a ser el mejor jugador del mundo y, consagrado por FIFA, el mejor de la historia. Boca, su gran amor, fue el gran trampolín para llegar a Europa, pero también otro puente para cumplir su sueño de ayudar a la familia. El Diez pudo por fin comprar su primera casa, en Avenida Cantilo, en el corazón de Villa Devoto donde hasta el día de su muerte pasó las navidades con su familia. Barcelona fue su primera experiencia en España, un tanto traumática, entre lesiones y enfermedades que se hicieron más llevaderas gracias al apoyo familiar. En 1984 Diego llegó al Napoli y ahí conquistó el sur de Italia y el mundo. Vivía en un departamento muy cómodo en las afueras de la ciudad, pero una de las condiciones que puso es que en el piso de abajo viviera Mary, su hermana, la misma que lo había acompañado a Barcelona y que era su contención en los momentos de soledad.

El regreso a España se dio en 1992 a Sevilla, donde comenzaba a prepararse para su último Mundial. Pero esa preparación la terminó en el Newell´s, en 1993, donde recuperó su alegría de vivir y de jugar al fútbol. Y como todo en su vida fue Argentina y su familia, en 1995 regresó a su gran amor, Boca Juniors, para despedirse del fútbol dos años después. “Mi familia viajaba a todos los partidos. Mi viejo tenía una camioneta en la que se subían mis hermanas y me seguían a todos los partidos. Ese fue sin dudas el gran cierre de mi carrera”, contó Diego en una entrevista. Ana, Kitty, Lili, Mary y Cali, así las llamaba Pelusa, son las cinco hermanas que de alguna u otra forma contuvieron y ayudaron a construir el mito que hoy es leyenda. Ana Estela, Rita Mabel, Elsa Lucía, María Rosa y Claudia Nora son las hermanas de Maradona. “Ellas fueron cada una un poco madre, un poco amiga. Fueron mis confidentes, mis fieles y leales seguidoras y con ellas todo fue más fácil” , les dijo “Pelu”, como ellas lo llamaban, en una de sus últimas notas. Una vida ligada el fútbol, de éxito y gloria, pero también de lucha, de amor y convicción por perseguir un sueño para cambiar su vida y la de quienes más amo: su familia.

Sebastián Hugo Sanchi
Jefe de prensa de Maradona 2016-2020
Maradona Collage
Linea Azul

Fútbol para todxs

Fútbol para todxs es una iniciativa para dar la oportunidad a niños en riesgo de exclusión social de vivir la experiencia Maradona Academy y formarse en la técnica futbolística con los mejores profesionales.

Logo Save the Children
Logo Climent guitar